Chargement en cours...

SAVOIR-FAIRE E INNOVACIÓN

Todo comienza en el bosque

Desde su origen, en el bosque, se busca el roble ideal: entre 150 y 200 años de crecimiento lento y regular que serón la clave del éxito.

Es a partir del otoño que SEGUIN MOREAU compra la madera destinada a fabricar las barricas de roble. Cada campaña de venta, dirigida por la Oficina Nacional de Bosques (O.N.F.), moviliza a nuestros compradores experimentados con el objetivo de obtener una selección de árboles que cumplen con las exigencias de un pliego de condiciones muy exigente.

SEGUIN MOREAU se apoya en una importante red de explotadores forestales, únicos habilitados a cortar y desboscar los robles en el mayor respeto de la parcela forestal. Los troncos seleccionados son después transformados en tablas de duelas en nuestra fábrica de duelas, en Vélines (Dordoña), o con nuestros proveedores de tablas. El roble francés será hendido y non serrado para poder garantizar así la estanqueidad natural de la madera.

La maduración proactiva del roble

Todas las tablas para duelas seleccionadas por SEGUIN MOREAU son sometidas, en el parque de secado de Coñac, al proceso de maduración proactiva desarrollado por la tonelería en los años 80.

Se trata de un procedimiento único y exclusivo que consiste a monitorear el secado de la madera de manera lenta y progresiva. Su objetivo es de permitir que el roble evolucione a nivel químico y organoléptico, para poder así alcanzar su potencial aromático y fenólico óptimo.

Si el comportamiento aleatorio de la naturaleza contribuye la maduración de las tablas para duelas, corresponde a SEGUIN MOREAU el haber comprendido científicamente el secado natural.

Por tanto podemos hablar de una maduración controlada, a través de un secado al aire libre, de una media de 24 meses.